Transforma tus antojos en platos sanos

¿Cuántas veces has sentido que necesitas comer algo que no es bueno para tu salud?

La comida procesada está precisamente fabricada para eso, para causarte adicción. Luchar contra los antojos no es ni sano ni efectivo, de hecho, es mucho peor. Cuando nos resistimos a alguna idea recurrente ésta volverá siempre con más fuerza y no nos dejará seguir con nuestra vida.

cupcakes-690040_1920-e1496428634364.jpg
En cambio, saciar el antojo con algo sano que no sea perjudicial es posible. Engañamos a nuestro cerebro con un plato parecido pero con ingredientes frescos y naturales cocinados de forma sana. ¿Por qué no darnos una alegría al cuerpo?

Algunas opciones sanas son aquellas que no están fritas, no llevan azúcar añadido, son caseras, no llevan aceite y no están elaboradas con harinas refinadas. Depende del sabor del que tengas mono podrás cocinar platos diferentes que te aporten esa saciedad emocional que necesitas. A medida que la comida real vaya formando parte de tu vida los antojos se irán reduciendo significativamente.

Antes de responder a tu antojo, presta atención a las señales de tu cuerpo. Tal vez sólo tengas sed… o puede que sea algún tipo de hambre. Primero bebe un vaso de agua y espera de 5 a 10 minutos para ver si ha desaparecido. Muchas veces tenemos sed pero no sabemos interpretar las sensaciones de deshidratación y comemos sin necesitarlo. Lee este artículo sobre los tipos de hambre y sed.

eclair-3366430_1920.jpg

Si tienes antojo de dulce come habitualmente frutas naturales como el plátano, las fresas o las frutas que más te gusten… También puedes utilizar cereales dulces como el arroz y la avena, o verduras como la calabaza o la zanahoria. Cuando tengo mono de dulce suelo hacerme un batido de frutas y si además tengo hambre real le añado copos de avena. Otras veces me hago una nocilla casera a base de plátano, dátil y cacao desgrasado batido.  

breakfast-2408027_1920.jpg
Si tienes antojo de salado prueba con tostadas de pan integral con tomate natural y aguacate, unas patatas asadas con especias, un puñado de frutos secos crudos o puedes hacerte unas palomitas con grano de maíz sin aditivos. Podrías tener antojo de salado porque no ingieres suficiente sal en tu día a día o porque acabas de dejar de comer comida procesada y tu cuerpo está notando que estás bajando la ingesta de sal. Estáte atento a tu cuerpo, si se mantiene en el tiempo visita a tu médico.

health-2108201_1920.jpg

Y, sobre todo, si comes algo en un momento concreto que crees que no es sano… ¡no te castigues! No todo es blanco o negro, disfrutemos de la vida sin obsesiones pero con consciencia.

Seguro que tú sabes muchos más trucos como estos y sino, no dudes en visitar la web con las maravillosas recetas saludables de David Guibert.

Un comentario en “Transforma tus antojos en platos sanos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s