Consejos para mantener la paz en el día a día

Para que el mindfulness te ayude en los momentos en los que lo necesites, es necesario cultivarlo cada día. Es una especie de paracaídas que tienes que ir tejiendo, manteniendo y reparando. Hoy, te traigo unos consejos del maravilloso libro “Mindfulness: guía práctica para mantener la paz en un mundo frenético” de Mark Williams y Danny Penman:

skyline-200679_1920.jpg

  • Empieza el día con mindfulness: nada más despertarte, al abrir los ojos, respira conscientemente unas cinco veces mientras reconectas con tu cuerpo. Considera los sentimientos y pensamientos que surgen como hechos mentales que se condensan y se disuelven en el espacio de la conciencia. Identifica las sensaciones del cuerpo como lo que son, sensaciones. Acepta todo lo que surja de forma amable y compasiva. No intentes cambiarlos. Acéptalos. Realiza algunos estiramientos suaves y conscientes antes de levantarte de la cama.
  • Practica espacios de respiración durante el día: hazlos en espacios preestablecidos, te ayudarán a recuperar la concentración en el aquí y ahora. Así, puedes reaccionar más sabia y compasivamente a tus pensamientos, emociones y sensaciones corporales a lo largo del día.
  • Mantén la práctica de mindfulness: haz meditación formal en la medida de lo posible. Las prácticas formales ayudan a reforzar la práctica informal. Además, te ayudan a mantener el mindfulness el resto del día.
  • Acepta con bondad tus sentimientos: venga lo que venga, acércate con conciencia abierta y sincera a todos tus sentimientos. Todo es bienvenido, así se difuminarán las reacciones automáticas y las transformarás en un abanico de opciones.
  • Cuando te sientas cansado, frustrado, nervioso, enfadado o cualquier otra emoción poderosa, practica un espacio de respiración: así asentarás tus pensamientos, difuminarás tus emociones negativas y te reconectarás con tus sensaciones corporales. De este modo estarás en mejores condiciones de tomar decisiones acertadas.
  • Incorpora actividades con mindfulness: haz las cosas con atención plena, con plena consciencia. Por ejemplo, cuando laves los platos, siente el agua, el jabón, los platos, las sensaciones cambiantes en las manos… Cuando estés en el exterior observa y percibe lo que ves, los sonidos…
  • Haz más ejercicio: la actividad física con plena consciencia es una práctica meditativa en sí misma. Observa los cambios de tu cuerpo y de tu mente con cada movimiento y esfuerzo del cuerpo. Respira siguiendo el movimiento de tus músculos.
  • Recuerda la respiración: siempre está ahí, sólo tienes que recordar fijarte en ella. Te ancla al presente y te recuerda que estás bien tal como estás. Puedes utilizar recordatorios para acordarte de ella (no te pierdas éste artículo).

architecture-20787_1920

Fuente: Williams y Penman (2013) Mindfulness: guía práctica para encontrar la paz en un mundo frenético.

Un comentario en “Consejos para mantener la paz en el día a día

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s