Retomar hábitos alimenticios saludables

Con el verano y las vacaciones es normal que descuidemos nuestros hábitos alimenticios. El calor y el tiempo libre hace que nos relajemos (a veces demasiado) y nos permitamos caprichos que no tendrían cabida en nuestra rutina.

Llega Septiembre y, por tanto, vuelta a la normalidad. ¿Cómo podemos hacer para retomar buenos hábitos? Pues poco a poco, con paciencia y amabilidad. Veamos qué cosas podemos hacer para ayudarnos.

still-life-2338824_1920.jpg

  1. Márcate objetivos: es importante escribirlos y tenerlos presentes a lo largo de todo el proceso. Quizás solo sea retomar la rutina anterior, mejorar el rendimiento físico, o sacar de nuestra vida ciertos alimentos que no nos benefician… Tú eliges. Mejor que sean pequeños y asequibles para el mes; evidentemente pretenden alcanzar un objetivo más grande a largo plazo: ganar en salud y en calidad de vida.
  2. Saca de la cocina lo que no quieras comer: es tan sencillo como que si no lo tienes en casa no lo comes. Nada de esconderlo porque sabes que lo acabarás encontrando y picarás de vez en cuando. Fuera. Regálaselo a alguien. Y nada de “bueno, esto hasta que se acabe”, el cambio debe ser desde el primer día con toda nuestra energía y fe en ello.
  3. Haz planes o menús semanales: nada como una buena organización para no dejar sitio a las apetencias o a las improvisaciones, por lo menos mientras construimos el cambio. Así sabremos exactamente lo que debe estar en la despensa y qué comprar.
  4. Elige platos sencillos: sobre todo si no te gusta la cocina. Así ahorrarás tiempo y serás más consciente de lo que comes. Elige siempre comida real, es decir, alimentos frescos, enteros, naturales e integrales.
  5. Cambia tus postres: estamos acostumbrados a comer postres poco saludables y demasiado azucarados que trastocan nuestra salud. Es una buena idea ir poco a poco quitando el hábito de comerlos o sustituirlos por una pieza de fruta o una infusión. Cuidado con los tés, no es muy recomendable tomarlos nada más terminar de comer porque pueden interferir en la absorción de nutrientes, pero existen cantidad de infusiones de plantas que son perfectas para la digestión como la manzanilla, por ejemplo.
  6. Cuidado con los líquidos: no olvidemos que algunos de ellos tampoco son saludables. Fuera refrescos azucarados, cuidado con los aliños de las ensaladas, fuera el alcohol, cuidado con los licuados (no te pases) y cuidadín con los aceites extraídos. Cuidado. No todo es como nos lo venden. Infórmate.
  7. Come de todos los grupos nutricionales pero controla la proporción en tu dieta: es una buena idea acudir a un nutricionista bien actualizado si tienes dudas sobre cómo armar tus menús. Sobre todo no quites de tu dieta grasas naturales ni carbohidratos, no es una buena idea. ¡Y no te saltes comidas!
  8. Acompaña siempre tu plan de alimentación con un buen plan de ejercicio, así estará bien complementado. Comer según nuestra actividad física es esencial para estar sanos y obtener la energía y los nutrientes que necesitamos.
  9. Comparte, comparte, comparte: una buena forma de mantenerte motivado puede ser compartir tu reto con personas cercanas para obtener apoyo. También hay muchos grupos de Facebook en los que compartir recetas, menús, trucos de cocina, etc. de alimentación saludable, sácales partido.

¡Espero que te hayan sido de ayuda estos consejos!

vegetables-1736170_1920-e1503767001694.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s