El poder de las infusiones

¡Qué poco sabemos de las infusiones! Sabemos bastante sobre bebidas alcohólicas y refrescos industriales. En cambio no sabemos nada de las bebidas naturales ni de los beneficios que tienen las plantas, las flores, las raíces y los frutos que nos da la naturaleza. ¿No es un poco surrealista?

El mundo vegetal es apasionante. Existen multitud de variedades de plantas que aportan muchísimos beneficios a nuestro cuerpo y que son grandes aliados para prevenir y curar enfermedades.

aromatic-1869721_1920.jpg

Además, son una gran alternativa cuando salimos a tomar algo y queremos mantener un estilo de vida saludable sin alcohol y sin bebidas azucaradas. Prácticamente puedes encontrarlas en todos los establecimientos de hostelería. Frías o calientes, según la época, contribuyen en gran medida a una buena hidratación del organismo.

En principio, podemos hacer una distinción de dos tipos de infusiones: con teína y sin teína. La teína es el equivalente a la cafeína del café, pero presente en los tés.

  • Infusiones con teína: existen muchas variedades de tés según la localización y la planta. Podemos encontrar té negro, rojo, azul, verde, blanco… entre otros y la cantidad de teína es diferente entre ellos, teniendo el negro bastante cantidad y el blanco de los que menos. Dependiendo del momento del día podemos elegir el que más nos convenga. No es recomendable tomarlos justo después de comer porque interfieren en la asimilación de algunos nutrientes.
  • Infusiones sin teína: aquí entran por un lado los tés sin teína como el kukicha o las variedades del rooibos y las de otras plantas como la manzanilla por ejemplo. Son perfectas para hacer la digestión y dependiendo de las propiedades de la planta pueden ayudarte a relajarte, a llevar resfriados, a paliar dolores, a tener más energía…

tea-set-2064504_1920.jpg

Les llamamos infusiones, pero lo cierto es que infusión hace más referencia al proceso de elaboración. A pesar de ello, hay distintas formas de beneficiarse de las propiedades de las plantas tomándolas en formato líquido:

  • Infusión: es la forma más común de hacerlo, de ahí que las llamemos así en general. Consiste en echar agua o leche vegetal hirviendo en un recipiente con las hojas y dejarlo reposar.
  • Decocción: podemos poner las hierbas elegidas en una olla con agua o leche vegetal fría y ponerla en el fuego hasta que lleve a ebullición y mantenerlas 10 minutos hirviendo.
  • Maceración: se dejan las hierbas con agua a temperatura ambiente durante un tiempo que puede ser desde un día hasta meses o años. También se puede hacer con aceite o alcohol para uso tópico.

 

Cada forma de elaborarlas tiene distintas propiedades y saca más o menos nutrientes. La forma que elijamos dependerá de qué beneficios queremos obtener de ellas. Pero desde luego son una gran alternativa saludable a lo que solemos tomar cuando salimos por ahí. Lo ideal sería no endulzarlas y acostumbrarnos a sus sabores naturales, pero, quizás al principio, necesites utilizar algo para darles un sabor más dulce. En este caso te recomiendo los siguientes en baja cantidad:

  • Stevia: añadir una hojita de stevia natural a las hierbas es una gran idea.
  • Melaza de arroz: se asemeja a la miel y da mucho dulzor.
  • Siropes naturales: existen muchos en el mercado como el de agave o el de dátil.
  • Frutas deshidratadas: mezclar las hierbas con mango, naranja, melocotón…

¡Anímate a probar mezclas! Tanto para combinar y potenciar beneficios como para experimentar sabores nuevos. Aquí os dejo mis mezclas favoritas:

  • Rooibos choco-naranja: dulce ideal para acompañar el desayuno. Lleva: té rooibos (sin teína), achicoria, jengibre, cardamomo, canela, cáscaras de cacao, clavo y pimienta negra.
  • Mango intenso: refrescante y dulce perfecto para el verano, poca teína. Lleva: mango desecado, té blanco, té verde, cáscara de limón, ginseng.
  • Digestiva: genial para después de comer o para cuando nos duele un poco el estómago. Lleva: cardamomo, hinojo, cilantro, regaliz, menta, jengibre, canela, clavo y pimienta negra.
  • Energía FIT: perfecta para cuando estamos en proceso de pérdida de peso o para ayudar al rendimiento deportivo. Lleva: té rojo Pu Erh y vainilla si eres de dulce o menta si te apetece más refrescante.
  • Para resfriados: ayuda a llevar y minimizar los síntomas del catarro. Lleva: rooibos (sin teína), caléndula, tomillo y cáscaras de limón.
  • Para dolor menstrual: baja la inflamación y el dolor del periodo. Lleva: manzanilla, jengibre, hierbabuena y frambuesa desecada o fresca.

books-2164387_1920.jpg

Espero que te haya servido la información.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s