Longevidad

¿Te has parado alguna vez a pensar por qué unas personas viven más y por qué otras viven menos? ¿Has oído alguna vez hablar sobre las 5 zonas azules donde hay mayor concentración de población centenaria? ¿Qué hace que vivamos más? y aún más importante ¿qué hace que vivamos mejor? ¿Qué hace que nuestra vida tenga sentido?

Las cinco zonas azules son: Okinawa (Japón), Cerdeña (Italia), Loma Linda (California), Península de Nicoya (Costa Rica) e Icaria (Grecia). Se han hecho estudios para comparar las vidas de estas cinco zonas para intentar averiguar qué tienen en común y cuáles podrían ser los factores clave de su longevidad.

Todo parece apuntar que los factores clave son la dieta, el ejercicio, tener un propósito en la vida y buenas conexiones sociales. Veamos algunas de las claves básicas:

  • Estrés: si se prolonga en el tiempo es degenerativo. Aunque se recomienda el ejercicio, la relajación y la meditación (entre otros), la clave reside más en el estilo de vida que en las acciones que tomamos para intentar paliar el estrés que ya tenemos. Vivir sin prisas.
  • Mente activa: una mente joven es una mente que no deja de aprender cosas nuevas y de ejercitar el cerebro para seguir creando conexiones neuronales. También recomiendan exponerse al cambio y salir de la zona de confort.
  • Dieta: comer gran cantidad de verduras, basar la dieta en verduras, frutas, legumbres y cereales, comer despacio con consciencia, tomar muchos alimentos antioxidantes y llenar el estómago al 80%
  • Ikigai: todos tenemos nuestro propio propósito en la vida. Encontrarlo y vivir acorde a él es esencial para tener una vida feliz y plena. Es una forma de estar ocupado toda tu vida, algo por lo que vivir y levantarse cada mañana.
  • Ejercicio: el sedentarismo es fuente de enfermedad. No solo se recomiendan sesiones de ejercicios pautados, sino también llevar una vida activa. El yoga, el taichi, el qigong y el shiatsu nos los recomiendan desde Japón. También tiene una vital importancia la respiración.
  • Descanso: respetar el descanso del cuerpo y especialmente las horas y la calidad del sueño. Esto incluye eliminar aquellos hábitos que lo perjudican.
  • Actitud: la serenidad ante las adversidades (estoicismo), así como el positivismo y una expresividad emocional elevada parecen ser típicas de personas longevas. No preocuparse en exceso. Resiliencia. Y sonreír mucho.
  • Fluir: tener experiencias de flujo en las que te sientes totalmente inmerso y no tienes percepción del tiempo. Concentración en una sola tarea.
  • Comunidad: vivir en comunidad o en familia con relaciones sociales sanas de apoyo y cariño. Y por supuesto seguir haciendo amistades.
  • Rutinas: rutinas diarias activas como levantarse a la misma hora, limpiar la casa, tener un huerto, dar un paseo por las mañanas, visitar a personas queridas..
  • Meditación: tiene grandes beneficios para la serenidad y el bienestar. Nos ayuda a conectar con nosotros mismos y con el aquí y el ahora.
  • Gratitud: valorar y dar las gracias por lo que uno tiene.
  • Reconectar con la naturaleza: estamos hechos para vivir en la naturaleza. Si vives en la ciudad necesitas visitarla a menudo para cargar las pilas.

Aunque evidentemente hay otros factores por los que nuestra vida puede ser más corta o más larga lo que está claro es que estas variables comunes en las zonas azules mejoran la calidad de vida. No se trata de vivir más sino de vivir mejor.

bonsai-1805501_1920

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: