Ansiedad por anticipación

La anticipación negativa está íntimamente relacionada con la ansiedad, ya que consiste en pensar en las posibilidades del futuro siendo éstas negativas o catastróficas.

Hay personas que tienen mucha más tendencia a la anticipación negativa que otras. Pero ¿de dónde viene esa ansiedad? Puede que tengas una personalidad susceptible a ella, puede que te suceda en momentos concretos que te recuerden a vivencias traumáticas del pasado, puede que te hayas visto expuesta a momentos de gran tensión y estrés en tu vida, puede que surja porque tengas una autoestima baja y no confíes en tus recursos, puede que necesites tener todo bajo control para sentir seguridad, puede incluso que la hayas aprendido y reforzado a lo largo de los años.

Lo que está claro es que cuando anticipamos estamos viviendo en el futuro irreal en el que sufrimos sin base, y no una sola vez sino que lo repetimos una y otra vez en cada una de las posibilidades que se nos ocurren. ¡Qué manera más extraña de perder el presente y hacernos sufrir a nosotras mismas tan gratuitamente!

window-view-1081788_1920

¿Cómo podemos trabajar con la ansiedad? La psicología nos da herramientas desde la rama cognitivo conductual como la relajación, trabajar con nuestro diálogo interno, cambiar nuestras creencias mediante reestructuración cognitiva, aprender a numerar la intensidad de la ansiedad, la exposición controlada al elemento ansiógeno…  Desde el mindfulness podemos trabajar la detección de señales corporales y nuestra relación con las sensaciones, emociones y pensamientos que surgen, trabajar la respiración para hacerla nuestra aliada;  de forma que podamos reducir la carga no reforzandola o alimentandola y dándonos cuenta de que completa un ciclo de nacimiento, vida y muerte como el resto de los eventos mentales, es decir, que la ansiedad no dura para siempre, sino que una vez alcanzado su pico máximo comienza a descender hasta desaparecer.

Por tanto, el entrenamiento de la atención junto con terapia cognitivo conductual es muy potente, ya que de este modo aceptaremos lo que nos pasa, aprenderemos a relacionarnos con ello y trabajaremos con la forma de funcionar de nuestro cerebro, haciéndonos conscientes de las reacciones automáticas e incorporando esquemas alternativos que nos ayuden a pensar de otras formas más adaptativas. La ansiedad hay que aceptarla y trabajarla, porque cuando no lo hacemos luchando o huyendo, es cuando la alimentamos peligrosamente.

woman-1759758_1920

Así que obsérvate, conócete, acéptate y vívete plenamente, con ansiedad o sin ella y sobre todo, si no puedes gestionarla pide ayuda a un profesional de la psicología. No hay dinero mejor invertido que el que utilizas para mejorar tu propia salud. Invierte en ti. Espero que este artículo te haya ayudado. Mucho más en mi perfil de Instagram @om.shanti.h 😉 ¡Nos leemos en el próximo artículo!

Un comentario en “Ansiedad por anticipación

  1. Me gusta tenerlo todo controlado, pero no me produce ansiedad…. Me gusta anticipar mentalmente acontecimientos cómodos o incómodos simplemente porque me preparo para lo que vaya a pasar…la mayoría de las veces nada sucede como yo “he previsto” pero el haber planteado la situación por anticipado me hizo afrontarla con tranquilidad. Me ocurrió hace seis meses en los dos aspectos, primero con la muerte inesperada, aunque previsible, de mi padre , y dos semanas después con un reencuentro de compañeras de colegio después de miles de años.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s