La asertividad

Está de moda hablar de asertividad. Básicamente consiste en poner límites a los demás, saber decir NO y defender nuestros derechos dando nuestra opinión desde el respeto. Resumiendo podríamos decir que es relacionarnos con los demás desde el amor propio que, aunque suena lógico, no suele ser lo más habitual ya que nos solemos llevar por miedos y creencias limitantes.

Hasta aquí perfecto, todos nos sabemos la teoría. Es más, cuando alguien cercano tiene un conflicto siempre le recomendamos que le haga frente desde la asertividad. La asertividad puede entrenarse, pero no es algo que se aprenda para toda la vida como montar en bici, sino que nos va a poner a prueba durante toda nuestra vida con situaciones distintas y personas diferentes. Y aunque en alguna situación parezca que la tenemos dominada, lo cierto es que la vida nos va a traer otras en las que no lo tendremos tan claro.

Nos sabemos más o menos la lección, siempre la aconsejamos porque se ve más fácil desde fuera, cuando nuestros propios pensamientos y emociones no están implicados en la situación o en las personas relacionadas con ella. Solemos saber exactamente qué palabras tenemos que decir y aún y todo no se nos suele hacer difícil. Aunque depende del tipo de personalidad que tenga cada uno, lo cierto es que a la mayoría se le hace desagradable tener que plantarnos y poner límites.

ocean-1209762_1920

Y es que parece que cuando nos mantenemos en nuestro centro, hablando desde el yo y priorizando el amor propio todo está bien. Pero la realidad es que tenemos que lidiar con la incomodidad que surge. Porque lo natural no es sentirse siempre bien, ya que implicaría evasión y huída de los conflictos, sino hacer aquello que está en sintonía contigo surja lo que surja. Párate, obsérvate, aprende de ti, experimenta, analiza, reflexiona, plantea alternativas, siente, razona, elije. Si sientes miedo, sé asertivo con miedo. Si sientes incomodidad, sé asertivo con incomodidad. Si sientes tristeza, sé asertivo con tristeza. No huyas de ello, abrázalo.

Ningún momento es igual que otro. Observa, amolda, adáptate, cambia… Fluye… Pero mantente en tu centro. Me encanta la metáfora de la montaña, aquella que vive en el fondo de ti y que se mantiene siempre fuerte independientemente de lo que pasa a su alrededor.

italy-1587278_1920

¿Cómo vives tú la asertividad? ¿Qué sientes cuando tienes que ser asertivo? Mucho más en mi perfil de Instagram @om.shanti.h ¡Nos leemos en el próximo artículo! 😉

Un comentario en “La asertividad

  1. Descubrí hace algún tiempo que la mayoría de mis problemas íntimos venían de la intensa necesidad de ser querida y aceptada que he tenido desde que soy una niña. Eso me ha llevado a intentar siempre agradar a los demás y a no decir nunca NO. Ahora que busco la serenidad, prefiero “escurrirme” y no enfrentarme…¿asertividad? Cero. Solo soy yo en las redes sociales donde nadie me conoce…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s