Minimalismo en el armario

Una de las zonas de más descontrol de la casa y que merece atención aparte es el armario de la ropa, que no solo abarca a ésta, sino también a los zapatos, bolsos y accesorios.

La ropa está muy relacionada con nuestras emociones, nuestra identidad y la expresión de nuestra personalidad. Por todo esto y al estar hoy día tan disponible por la cantidad de tiendas que hay y la moda low cost, es una de las categorías que más caos tiene.

Es habitual que tengamos los siguientes problemas en nuestro armario:

  1. Mucha cantidad: un armario abarrotado
  2. Desorden: cuando hay cantidad es habitual el desorden
  3. Prendas que no usamos: por talla, por rota…
  4. Prendas poco versátiles: que conjuntan con poco, como estampados o cortes raros
  5. Prendas estacionales: solo para invierno, solo para verano…
  6. Prendas sentimentales: que nos traen recuerdos pero no usamos
  7. Prendas repetidas: como más abrigos de los que necesitamos
  8. Prendas perdidas: de esas que viven en el fondo del armario

Esto es un problema. Las consecuencias suelen ser que siempre sentimos que no tenemos ropa que ponernos, perdemos mucho tiempo eligiendo, ocupamos espacio con prendas rotas o que no usamos, tenemos la ropa arrugada por el abarrotamiento, ni siquiera sabemos lo que tenemos…

Vamos, que es una zona que nos da terror mirar pero que siempre tenemos pendiente en la cabeza ordenarlo y cuando lo hacemos vemos que el orden dura poco, con la frustración que esto conlleva.

Una de las soluciones que propone el minimalismo es tener poca ropa pero bien escogida, de forma que tengas solo la ropa que te gusta y te sienta bien, que ahorres tiempo al ser un armario práctico, que lo tengas siempre ordenado o te cueste pocos minutos hacerlo y sobre todo que aprendas a comprar con consciencia para evitar el problema.

El primer paso es meter mano a tu actual armario y para ello vamos a seguir los siguientes pasos:

  1. Saca toda la ropa: pon toda la ropa que tengas (de momento solo las prendas, dejemos aparte bolsos, zapatos y complementos) encima de la cama para que veas claramente la cantidad.
  2. Sepárala por categorías: pantalones, faldas, camisetas, blusas, ropa interior, calcetines…
  3. Separa la ropa que claramente no usas: ropa que no es de tu talla, que no te gusta, que está rota o estropeada… La que tienes muy claro que no te vas a poner.
  4. Separa la ropa que no te pones: ropa que no está rota pero que no usas habitualmente, déjala en un montón distinto a la anterior.
  5. Separa las prendas con valor sentimental: éstas no deberían estar en tu armario, sino con tus cosas de valor sentimental. Elige si te las quedas o les das las gracias y las desechas.
  6. Elige lo que te quedas: de lo que ha quedado elige lo que sí quieres quedarte. Quizás tengas demasiados abrigos, demasiados pantalones, demasiadas camisetas… deja sólo el número que crees que necesitas. Prioriza los básicos de colores neutros que son fácilmente combinables y que sean funcionales. Puedes añadir prendas que uses que sean coloridas y te gusten que den personalidad a tu armario.
  7. Ten en cuenta la temporada: acuérdate que tenemos ropa de invierno, ropa de verano y ropa de entretiempo según dónde vivas. A mí me gusta guardar la ropa de otra temporada aparte para que no ocupe en el armario de uso diario.

Ahora que ya tenemos separado lo que desechamos y lo que nos quedamos nos vamos a centrar en nuestro armario y vamos a ordenarlo. Para esto a mí me encanta especialmente el método Marie Kondo para el orden. Ella nos propone una serie de trucos para doblar las prendas y colocarlas en el armario:

Método Marie Kondo para el armario
Método Marie Kondo para doblar la ropa

Te recomiendo muchísimo su libro La magia del orden en el que explica todo genial y paso a paso. También está su serie en Netflix ayudando a familias con su desorden en el hogar. Con respecto a la ropa, resumiendo podríamos decir que las claves principales son elegir qué nos quedamos, aprender a doblar, guardar en vertical, es decir, no hacer torres de ropa, y colgar solo prendas como blusas y camisas para aprovechar bien el espacio y que sea práctico.

Me gusta Marie Kondo para empezar, pero con el tiempo quizás te des cuenta de que con este método, sobre todo en la selección de prendas que te quedas, quizás todavía te quedes con más ropa de la que necesitas o que aún y teniendo mucho no es combinable y funcional, que te faltan prendas… no es tan raro que en armarios abarrotados falte ropa útil. Y aquí el minimalismo se guía por otros criterios de selección. Mientras que con el método konmari nos quedaremos con las prendas que nos hagan felices, el minimalismo se centra en que las prendas que nos quedemos sean funcionales.

Y aquí tendríamos que priorizar:

  1. Prendas básicas: básicamente serían camisetas, pantalones, chaquetas, abrigo, bolso, zapatos.
  2. Colores neutros: son los que menos cansan y los más combinables. Sin estampados, colores lisos y neutros como el negro, el gris, tonos pastel…
  3. Prendas funcionales: no sería funcional por ejemplo un chaleco, o una camiseta en las que hay que llevar otra debajo, o botines con abertura en los dedos…
  4. Cantidad justa: no tiene sentido tener cinco abrigos, o tres tipos de zapatillas deportivas, o cuatro bolsos… La ropa de verano se lava y seca rápido por lo que no necesitaremos tanta. En cambio en invierno nos harán falta más número de prendas si no tenemos secadora y se tiene que secar al aire libre.
  5. Outfit para ocasiones especiales: es importante tener un par de prendas más formales por si surge algo, algunos creen que no, pero tener un armario exclusivamente informal puede ocasionar problemas. Tener una americana por ejemplo, que combinada con ropa informal da ese toque más serio, es una gran idea.
  6. Sé consciente de tu estilo de vida: tu armario depende de tu trabajo, tus hobbies, de por dónde te mueves. Tenlo en cuenta. No es lo mismo trabajar en una oficina que desde casa, salir a cenar habitualmente con amigos que ir al monte en tu tiempo libre.
  7. Uniforme personal: algunos lo llevan al extremo de tener muchas prendas básicas iguales para no pensar qué ponerse y la verdad es que es una gran idea. Por ejemplo tener dos vaqueros azules iguales y ocho camisetas grises iguales para vestir de diario. Ahorra muchísimo tiempo y espacio, me parece una gran idea.
  8. Compra de forma consciente: aprende a elegir qué necesitas sin dejarte llevar impulsivamente por la emoción. Piensa antes de comprar si la prenda cumple tus requisitos. No uses ir de compras como un hobbie, busca otras formas de entretenerte. Intenta comprar de calidad cuando necesites algo y no por las ofertas o porque sea barato, la idea es comprar cosas para largo plazo y cuidarlas hasta el fin de su vida útil.

Una vez hayas hecho esto con la ropa de tu armario te animo a que lo hagas también con los complementos:

  • Zapatos: yo personalmente tengo unas deportivas, unas botas de monte, unos zapatos mocasines formales, unas sandalias de verano, unos zapatos informales para el día a día y unas chancletas. No necesito más.
  • Bolsos: uno neutro funcional para el día a día que sea combinable con todo es lo ideal. Y quizás otro (o no) para las ocasiones especiales o más formales.
  • Bufandas y pañuelos: una bufanda para el frío y quizás un par de pañuelos de entretiempo son suficientes. Aquí si tienes un armario neutro es una buena idea meter algo de color y estampado que dará personalidad.
  • Pendientes, collares, anillos, pulseras: otra categoría que da muchos problemas por acumulación. Yo tengo una cajita con los que tienen valor sentimental pero que no uso. He reducido a 4 pares de pendientes, 4 collares y 3 anillos.
  • Paraguas: donde vivo llueve mucho y solemos acumular paraguas. Con tener uno por persona es suficiente. A poder ser de los plegables que ocupan menos. Según la zona uno grande para días de viento por persona es suficiente.
  • Ropa de cama: tira de una vez las sábanas que tienen pelotillas, agujeros o están manchadas sin remedio. Dos juegos para verano será suficiente y si tienes secadora dos para invierno también será bastante. Ten un juego extra de fundas de almohadas para poder cambiarlas más a menudo.
  • Toallas: con tener una de ducha y una de lavabo por persona es suficiente. Desecha las que estén muy viejas y ásperas.

Para terminar el artículo me encantaría hablaros de la parte de desechar las prendas que no nos vamos a quedar.

  1. Tira las que estén rotas: no hay más remedio que tirar lo que tiene agujeros o está muy estropeado.
  2. Dona o regala lo que esté en buen estado: la industria de la ropa es muy contaminante y lo ideal es usar la ropa hasta el final. Hay personas a las que les vendrá muy bien. Asociaciones varias recogen ropa para personas necesitadas o para venderla y sacar beneficio económico para causas sociales.
  3. Vende ropa de segunda mano: puedes recuperar parte del dinero invertido vendiendo en tiendas de ropa de segunda mano que te la comprarán por prendas, por cajas o incluso a peso. También puedes venderla tú misma sin intermediarios prenda a prende por apps de venta de ropa de segunda mano que funcionan genial.

No te olvides de que esto es un proceso y que cada uno lo lleva hasta donde se siente cómodo. Es una gran idea hacer revisiones cada cierto tiempo ya que vamos comprando más, se va estropeando la ropa que vamos usando, o nos vamos dando cuenta de que aún nos sobra más ropa a medida que nos vamos haciendo conscientes de todo esto.

Yo llevo unos 6 años desde que empecé en el minimalismo y hago revisiones cada cambio de temporada (verano/invierno) de todo mi armario. Ahora es cuando me estoy planteando el uniforme de diario y cada vez que tengo que comprar ropa porque voy desechando la que se me va estropeando sigo el criterio de básico y de color neutro, por lo que poco a poco mi armario se va convirtiendo en mucho más funcional y minimalista.

Espero que te sirva este artículo, lo iré actualizando y completando a medida que siga aprendiendo y experimentando para dar los mejores consejos que tenga para el proceso. ¡Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: